Marqués de Murrieta (Rioja)

Marqués de Murrieta es una de las centenarias y legendarias bodegas de Rioja. Una bodega que tiene su origen en una fascinante historia personal iniciada hace casi 200 años a miles de kilómetros de distancia de las viñas que han dado vinos de fama mundial como Castillo de Ygay o el más reciente Dalmau. Una historia que, como los vinos de Marqués de Murrieta, merece la pena conocer.

La actividad de Bodegas Marqués de Murrieta se remonta a 1852, impulsada por Luciano Francisco Ramón de Murrieta. Luciano había nacido 30 años antes, el 1 de Septiembre de 1922, al otro lado del Océano Atlántico, en la ciudad peruana de Arequipo. Sin embargo, en 1824 con sólo dos años tuvo que iniciar una nueva vida junto a su familia en Inglaterra, después de que Perú obtuviese su independencia de España tras la batalla de Ayachuco. En Inglaterra la familia Murrieta se dedica a la banca, y Luciano de Murrieta crece bajo la influencia de la disciplina militar impuesta por su tío, el General Rivero. Rivero de Murrieta trabajaba en la banca en Londres y había tenido acceso a disfrutar de los grandes vinos del mundo, algo que también debió ejercer alguna influencia en Luciano. La influencia de su tío hizo también que Luciano Francisco Ramón de Murrieta se enrolara en el ejército, siendo nombrado en 1940 Comandante y ayudante del General Espartero. Vivió de cerca, por tanto, la época en que espartero fue regente de España. Y vivió también con el General Espartero el exilio en Londres a partir de 1943, tras disolver las Cortes y después de que la mayor parte de sus hombres se pasasen al enemigo en Torrejón de Ardoz.

Así que tenemos de nuevo a Luciano en Londres, en un exilio propio de un rey, viviendo rodeado de todo tipo de comodidades. Es entonces cuando se inicia en el culto al buen vino, observa la pujanza del mercado del vino inglés y constata que los jereces, los oportos y lalgunos vinos franceses ocupan el interés de los consumidores.

Los ingredientes necesarios para gran historia emprendedora estaban preparados. Con la coronación de la Reina Isabel II, Luciano de Murrieta regresa del exilio. En sus memorias, explica “al regresar a Logroño y observar que en muchos casos se empleaba el vino para hacer mortero, no pudimos menos que dolernos que anduviese por los suelos una riqueza cuyo defecto no era otro que su pésima elaboración. Esto despertó mis deseos ante la halagüeña perspectiva de hacer algo en beneficio del pueblo que me adoptaba y decidí adquirir los conocimientos necesarios, para la elaboración del vino, pasando a Burdeos, en donde pude proveerme de los mejores autores sobre tan importante materia”. Así que en 1848 viaja a Burdeos para estudiar las técnicas de elaboración francesas que permitían obtener “vinos de baja graduación que podían viajar sin estropearse”.

Cuatro años después, de regreso a La Rioja, Don Luciano de Murrieta exporta el primer vino riojano. Parten con destino a Cuba (La Habana) y México 100 barricas de 72 litros “con tal desgracia estas últimas , que al entrar al puerto de Veracruz el buque que las conducía, fue arrojado a la costa por un temporal, quedando destrozado y perdiendo su cargamento. Las destinadas a La Habana no sólo llegaron con felicidad, sino que al percibirse aquellos habitantes de la exquisita calidad del vino que contenían, se las arrebataron en pocas horas al consignatario, circulando pronto la noticia que ensalzaba las cualidades del néctar logroñés, importado por primera vez a aquellas tierras”.

En 1878 Luciano de Murrieta compró la Finca Ygay, situada a pocos kilómetros de la capital riojana. Allí construye la bodega junto a la finca, siguiendo fielmente el concepto de château bordelés, y le da nombre según el título de Marquesado de Murrieta concedido por la Reina Isabel II.

El fundador de la bodega Marqués de Murrieta murió en 1911 sin haber tenido descendencia directa. Fue su sobrino, Julián de Olivares, quien se hace cargo de la bodega hasta su muerte en 1977. La familia Olivares vendió la propiedad en 1983 a D. Vicente Cebrián Sagarriaga, Conde de Creixell, siendo su mujer e hijos quienes se hicieron cargo de la bodega a su muerte en 1996. Actualmente, Vicente Dalmau Cebrián-Sagarriaga y su hermana Cristina, con la ayuda en la dirección técnica de María Vargas, dirigen el proyecto familiar emprendido por su padre y puesto en marcha hace más de siglo y medio por Don Luciano de Murrieta.

Las Viñas de Marqués de Murrieta

Bodegas Marqués de Murrieta cuenta con alrededor de 300 hectáreas de viñedo propio, gracias a la enorme extensión de su Finca Ygay, situadas en la parte sur de La Rioja Alta, donde las temperaturas son más amables. Las variedades predominantes son las tintas, con la tempranillo a la cabeza (75% del viñedo), además de la Mazuelo, Graciano y Garnacha. En cuanto a la uva blanca, destaca la Viura, además de pequeñas cantidades de Malvasía e incluso Garnacha Blanca.

La mayor parte de las viñas se encuentran en las laderas que miran a Logroño desde la bodega, tanto aquellas de las que procede la uva de los vinos clásicos de la bodega como las parcelas que se utilizan para elaborar el más moderno Dalmau. La recolección es manual, transportandose en pequeños remolques para la elaboración que se realiza en la cercana bodega, donde la vinificación sigue siendo respetuosa con la tradición de la casa. La fermentación de los vinos blancos se realiza a 12-13º, mientras que en el caso de los tintos la temperatura alcanza los 30º. Las barricas utilizadas para la crianza son mayoritariamente de roble americano, con un número residual de barricas de roble francés. En cualquier caso, los vinos no aparecen marcados por la madera (y menos en el caso de las cuvées clásicas) pues sólo un pequeño porcentaje de las barricas son renovadas cada año.

Los Vinos de Marqués de Murrieta

El vino más afamado de la bodega es probablemente el tinto Castillo Ygay Gran Reserva Especial, de estilo clásico riojano y destinado a una larga guarda, que es elaborado sólo en las mejores añadas. Predomina en él la variedad tempranillo, con la mazuelo en menor proporción y acompañadas (no siempre) por el resto de variedades cultivadas por la bodega (la garnacha tinta en mayor porcentaje, la graciano todavía en menor medida). Pasa más de 3 años en barricas de roble americano (usadas) antes de su embotellado (no menos de 3 años en botella antes de su salida al mercado). El tiempo de barrica ha ido reduciendose recientemente, al parecer, pues llegaba a ser de 18 años en el caso de la cosecha 1978 o más de 4 años en la añada 1991, y ha sido de 34 meses en la cosecha del año 2000). Se trata de un vino que empieza a dar lo mejor de sí a partir de los 15 años de vida, pero que sigue evolucionando positivamente en botella durante mucho más tiempo.

De estilo relativamente clásico es también el Marqués de Murrieta Tinto Reserva, elaborado con mayoría de tempranillo, además de garnacha tinta y mazuelo. El paso por barrica se extiende entre 22 y 28 meses (una parte en roble nuevo), según las añadas, tras lo cual los vinos reposan entre 10 y 12 meses en botella. Un vino que puede evolucionar positivamente durante los 10-15 años siguientes a la cosecha.

La más notable novedad de la última etapa de la bodega es el Dalmau, un Rioja reserva que pretende representar una visión más moderna de la región, siguiendo la vía que en su momento abrió el innovador Barón de Chirel. Se elabora con uva procedente del pago Canajas, ubicado en la finca Ygay. La primera añada del Dalmau fue la 1995. Dalmau se distingue por varios aspectos novedosos para esta clásica bodega riojana. En primer lugar cabe mencionar la inclusión de un pequeño porcentaje de Cabernet Sauvignon en la mezcla (habitualmente 10%, junto a 85% de tempranillo y 5% de graciano). Novedoso resultó también en su momento la utilización de barricas de roble francés nuevo del bosque de Allier, en el que se realiza la crianza del vinos por un tiempo de entre 18 y 21 meses. El resultado es un vino ciertamente elaborado con mimo, en un estilo muy diferente al tradicional de Marqués de Murrieta y que posiblemente no sea del agrado de quienes prefieren el reconocible estilo clásico de la denominación de origen Rioja.
Recientemente se ha incorporado a la gama de vinos elaborados el Capellanía Blanco Reserva, elaborado con uva procedente de la finca del mismo nombre en la que hay crecen cepas de viura de más de 50 años de edad. Como curiosidad, se utiliza una prensa vertical de madera de doble husillo del siglo XIX. La crianza en barrica se extiende por un período de 18 a 21 meses. Cabe destacar la evolución en el tipo de barrica usada: de roble americano usado en la añada 2001, pasó a utilizar tanto roble americano como francés en la 2003 y a emplear únicamente barricas de roble francés nuevo en 2004.

Marqués de Murrieta es un productor que sigue fiel a sus principios clásicos, habiendo sabido a la vez evolucionar aportando nuevas propuestas. Una bodega que merece la pena conocer y en la que es fácil que todo aficionado al vino, independientemente de sus gustos, encuentre una propuesta atractiva. Contar con los vinos de Murrieta es un lujo para Rioja, y también para los buenos amantes del vino.

Notas de Cata: Marqués de Murrieta

Castillo de Ygay Gran Reserva Especial (Añadas catadas: 1995, 1994) ¿Dónde comprar?

Dalmau Tinto Reserva (Añadas catadas: 2001) ¿Dónde comprar?

Murrieta Tinto Reserva (Añadas catadas: 2002) ¿Dónde comprar?

Murrieta Blanco Reserva (Añadas catadas: 1982) ¿Dónde comprar?

Capellanía Blanco Reserva (Añadas catadas: 2004) ¿Dónde comprar?

Datos de Contacto
Marqués de Murrieta
Carretera de Zaragoza, Km. 5
26006 Logroño (La Rioja)
España
Teléfono: +34 941 27 13 70
Fax: +34 941 251 606
Web: www.MarquesDeMurrieta.com
Producción Anual: 3.000.000 botellas

Comprar vinos de Marqués de Murrieta >>
Otras bodegas del mismo grupo:

  • Pazo de Barrantes (Rías Baixas, España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>